domingo

FÁBULA - ¿CUÁNTO GANAS?

A veces el hombre dedica tanto tiempo a su trabajo, a sus amigos, que olvida que sus hijos también le necesitan y no solo para traer dinero a casa, necesitan ser escuchados, que les pregunten, que se interesen por ellos, si eres padre recuerda siempre que no hay nada en este mundo mas importante que tu hij@ y que esta ahí.

Papi ¿cuánto ganas por hora? Con voz tímida y ojos de admiración, un pequeño recibía así a su padre al término de su trabajo.
El padre dirigió un gesto severo al niño y repuso:
Mira hijo, eso ni tu madre lo sabe. No me molestes estoy cansado.
Pero Papá, insistía el pequeño, dime por favor cuánto ganas por hora.
La reacción fue menos severa, el padre sólo contestó:
Ochocientos pesos por hora.
Papi, ¿Me podrías prestar cuatrocientos pesos? preguntó el pequeño.
El padre muy enojado y tratando con brusquedad al hijo, le dijo:
Así que esa es la razón de saber cuánto gano.
 Vete a dormir y no me molestes, ¡muchacho aprovechado!
Había caído la noche. El padre había meditado sobre lo sucedido y se sentía culpable: ¡tal vez su hijo necesitaba algo!
En fin, como quería descargar su conciencia dolida, se asomó al cuarto del niño. Con voz baja preguntó:
¿Duermes Hijo?
Dime papá -respondió el niño.
Aquí tienes el dinero que me pediste -respondió el padre.
-Gracias papá -contestó el pequeño y metiendo su manita bajo su almohada, sacó unos billetes y dijo:
Ahora ya completé, papi, ¡Tengo ochocientos pesos! ¿Me podrías vender una hora de tu tiempo?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

deja tu comentario, no tienes que registrarte, mas abajo en comentar como: selecciona anonimo